El evento combinó la danza y la pintura en una misma escena.

Adrián Socorro Suárez y Daniel Rodríguez Ramírez fueron dos de los tres artistas de la plástica invitados en la 7ma edición del Encuentro Internacional de Danza en Cuba: TEADE 2018.

El evento combinó en esta ocasión dos lenguajes diferentes pero que conforman parte de la identidad y la cultura de esta isla: los ritmos danzarios folclóricos  y los códigos de las artes plásticas.

Mediante la ejecucción de dos piezas en vivo, el público presente puedo apreciar todo el proceso creativo de dos artistas con diferentes formas de hacer, ver y entender el amplio universo de la pintura.

Daniel Rodríguez Ramírez realizó un collage (100 x 65 cm) donde combinó la cartulina, la tinta, y el acrílico para darle vida a su obra: “Oshun”; una representación muy singular y contemporánea de la deidad del panteón afrocubano, a través del sincretismo de la venerada Virgen de la Caridad del Cobre; patrona de la Mayor de las Antillas.

Por su parte Adrián Socorro plasmó en su lienzo de 90 x 60cm un retrato de Teresa Polledo (personalidad a quien está dedicado el evento de danza) con el empleo del acrílico. Un obra ejecutada con una maestría propia del artista resultado de años de experiencia y estudios profesionales.

Lo que aconteció en la noche de ayer en la ciudad de Matanzas puede considerarse “una clase de pintura en vivo” si se desea ver o entender de esa forma.

Una selección de la obra estos dos exponentes de la visualidad contemporánea los interesados pueden apreciarla en www.artecru.com

Obra realizada por Daniel Rodríguez Ramírez. “Oshun”. Collage. 100 x 65 cm

Obra de Adrián Socorro Suárez: “Retrato de Teresa Polledo”. Acrílico / Lienzo. 90 x 60 cm.

Traducir:

Subscríbete

Te propone un arte diferente

Abre tus puertas

Abre tus puertas