Considerado como un importante representante de la pintura cubana siglo XX, el creador regresa a su ciudad natal.

Conocido por algunos, ignoto para otros; un hombre de paso cadencioso y mirada que parece perderse en el horizonte desanda las calles de la ciudad de Matanzas hasta llegar a su estudio taller en el centro histórico de la urbe, su nombre Lorenzo Padilla.

Con una larga trayectoria artística; que abarca casi 70 años de quehacer ininterrumpido; sus primeras piezas se retoman aquellos años de estudios en la Academia Tarascó hasta las últimas realizadas en su estudio recientemente.

Su obra se caracteriza por la coexistencia generalmente de elementos figurativos y abstractos indistintamente, el fuerte trazo de la línea como elemento, no solo desde el punto de vista compositivo sino como motivo y protagonista de la escena; los elementos alegóricos a lo mítico, religioso, lo enigmático; en simbiosis a una variada paleta cromática acentuada por el empleo exquisito de la luz y en su cara contraria: la sombra.

Durante su larga carrera profesional coexistió en la Francia de Wilfredo Lam y Agustín Cárdenas. Dos de sus grandes proyectos se hicieron posibles: el primero, con la creación de un museo de arte en la ciudad, que alberga una de las más importantes colecciones de arte africano a nivel mundial; en el otro lado un espacio que ayude los artistas más necesitados: la fundación que lleva su nombre.

En 2018 Padilla dejó la nación que lo acogiera desde la década de 1960, Francia, para asentarse definitivamente en la ciudad que lo vio nacer en 1931; según ha expresado en cierta ocasión con el deseo de dejar el plano terrenal con un pincel en la mano.

Artista de honor invitado en la XIII Bienal de La Habana con sede en la ciudad de Matanzas mediante el proyecto “Ríos Intermitentes”, una selección de su obra puede ser apreciada desde este mes en la comunidad artística de Artecru así como en el sitio web de su fundación www.fondationlorenzopadilla.org

Continuidad de los Ríos en salón de arte

El evento tiene como referencia a la sinergia que generó el proyecto Ríos Intermitentes.

Yunier Tamayo Sánchez: autodeconstrucción

12 piezas de mediano y gran formato, en las que el autor emplea su habitual técnica mixta sobre lienzo.

Lorenzo Padilla: “yo no imito a nadie, me inspiro”

Considerado como un importante representante de la pintura cubana siglo XX, el creador regresa a su ciudad natal.

Discursos visuales desde diversos puntos de vista

La cosmovisión de creadores contemporáneos en una misma comunidad artística.

Puntos de vista desde una comunidad creativa

Creadores contemporáneos confluyen en un mismo espacio expositivo.

Dorian Agüero Anaya: discurso satírico en espacios sociales

Ofrece un panorama del mundo circundante con una fuerte carga de ironía.

La sensibilidad humana en rostro de mujer

Artista recurre a la figuración para expresar sus inquietudes visuales.

Herederos de Hatuey en tierras ibéricas

Creadores cubanos ofrecen sus discursos visuales en un mismo espacio.

Basta ya, que intento verte

Joven creador representa al arte contemporáneo cubano en España.

Carlos Artime: cuando el amor nace en el tiempo

Dos de sus más recientes obras pueden ser apreciadas en Europa.

Síguenos