Un creador donde la espiritualidad del ser humano se convierte en centro de su obra.

Maykel Herrera Pacheco, el artista y ser humano se nos presenta como un cronista de su tiempo a través de los códigos de la pintura.

Con un sello propio forjado a través de los años y la experiencia, el creador ha logrado marcar la diferencia y a su vez romper con patrones artísticos de la pintura cubana contemporánea.

Sus obras realizadas en acrílico sobre lienzo por tan solo mencionar una de las tantas técnicas empleadas, en unión con una composición espacial donde el uso de color resulta esencial y la utilización de determinados símbolos; imponen al espectador un marcado sello de identidad y nacionalidad; dígase con la utilización de la bandera de Cuba en muchas de sus pinturas.

En todo su discurso pictórico la presencia de la niñez como una de las etapas fundamentales en el desarrollo tanto físico como psicológico humano está presente de una forma u otra, de ahí que sea capaz de reflejar todas sus inquietudes y nos introduzca en un mundo donde nuestros contextos sociales son tocados desde otra perspectiva.

Aleja todo elemento de vulgaridad o que considere superfluo. Transmite todo lo que sucede a su alrededor con detalles puntuales en un mensaje claro y preciso, fácil de entender tanto al público experto como al simple espectador.

Su vasta y consolidada carrera profesional le ha hecho merecedor del lugar que ocupa hoy. Convirtiéndose en un sociólogo de su tiempo desde la imagen; en un siglo donde el bombardeo de información visual es cada vez mayor.

Este pintor cubano se integra desde este mes a Artecru como uno de sus colaboradores y algunas de sus obras podrán ser apreciadas en la galería de este espacio.

Traducir:

Subscríbete

Te propone un arte diferente

Abre tus puertas

Abre tus puertas